Adelgaza sin mentiras

Seguramente habrás escuchado a muchas personas diciendo que las dietas no dan resultado, y esto tal vez sea cierto, para ellas.

Pero tu puedes contar una versión distinta de la historia, puedes hacer que tu dieta funcione y que en poco tiempo estés luciendo el cuerpo que quieres.

Para que este deseo se convierta en realidad, debes seguir algunos consejos que son fundamentales para lograr tu objetivo de eliminar eso kilos extras.


adelgaza sin mentiras

lunes, 31 de octubre de 2011

Dieta en peligro, consejos







Entre Comidas - El peligro de las Tentaciones


Muchas dietas de adelgazamiento se echan a perder por culpa de los arrebatos de hambre que se presentan entre horas y que se sacian con alimentos demasiado calóricos.
También es frecuente que una persona empiece a ganar peso por culpa de picar entre horas, tomar algo en el bar, hacer el aperitivo o simplemente beber varios cafés con su correspondiente dosis de azúcar.
La cervecita, las patatas, el pincho de tortilla, los refrescos, los cortaditos, la copa, el montadito...
Todo ello supone un aporte extra de calorías que, con el tiempo y sin apenas darnos cuenta, fulminan nuestra silueta. La grasa se va instalando poco a poco, gramo a gramo, y al cabo de unos meses nos percatamos de que tenemos un “rollito primavera” en la tripa.
Eso no significa que debamos pasar hambre ni dejar de comer entre horas. Todo lo contrario; es bueno para nuestro organismo, para activar nuestro metabolismo, tomar algo a media mañana e incluso hacer una merienda frugal, pero sin pasarse y a base de cosas saludables.
Los tentempiés deben ser lo suficientemente ligeros para evitar aportes calóricos excesivos que nos hagan ganar peso. Cualquier bebida alcohólica dispara las calorías. En consecuencia, hay que evitar el alcohol. Sustituir el azúcar por sacarina es otra medida a tener en cuenta para restar calorías.

Opciones

Te damos unas cuantas opciones de tentempiés ligeros para media mañana o para la merienda que te permiten matar el gusanillo sin temor a que tu silueta se resienta:

Un kiwi con una infusión o té con sacarina: si estás en el trabajo puedes traerte el kiwi de tu casa o aprovechar para estirar las piernas y comprarlo en una frutería o centro comercial cercano. 
Debes tomar el kiwi partido por la mitad y coger la pulpa con una cucharilla. 
Aporta vitamina C y es diurético.

Berberechos o almejas con un refresco light: una tapa de berberechos o almejas al natural sin aceite apenas te aportan calorías y suponen una magnifica fuente de hierro. Si tiendes a la anemia o tienes las menstruaciones muy fuertes no dudes en tomar este tentempié. Las navajas y los mejillones son igualmente válidos.

Una cerveza sin alcohol: si eres amante de las cervezas, tómala sin alcohol, te privarás de una buena dosis de calorías vacías y, sin embargo, aprovecharás las vitaminas y el ácido fólico que te aporta la cerveza y que son muy beneficiosos para tu organismo.

Una zanahoria a mordiscos con una infusión: muy práctico de tomar y sin ensuciarte las manos. Cógela de casa o cómprala en una frutería cercana. Te aporta sustancias antioxidantes, betacarotenos que protegen tu piel y ayudan a broncearla. Su fibra te sacia y combate el estreñimiento.

Un yogur desnatado: sus bacterias vivas (lactobacilus) protegen tu flora intestinal y aumentan tus defensas. Es rico en vitamina B y, además, supone una magnífica fuente de calcio para tus huesos. 

Un yogur desnatado supone sólo 35 calorías.

Si tienes una comida de trabajo:
   
  •  come despacio y masticando bien los alimentos
  •   evita los sandwiches, pizzas y hamburguesas
  •     toma ensaladas y alíñalas con aceite de oliva
  •     toma caldos y consomés en invierno
  •     evita los refrescos y las bebidas azucaradas
  •     come pan con moderación y restringe las patatas fritas
  •     elige alimentos a la plancha y de postre, fruta

La falta de tiempo o ganas también hace que muchas veces, aunque comamos en casa, recurramos a comidas congeladas o precocinadas. Si no hay más remedio, al menos combínalas con frutas y verduras frescas.

Entre este tipo de alimentos los mejores son las verduras congeladas y las legumbres precocidas, que conservan sus propiedades.
Trata de evitar las pizzas, hamburguesas, rollitos de primavera, platos congelados o de sobre, sobre todo para los niños, a quienes debes inculcar unos buenos hábitos alimenticios. 




Como Bajar De Peso O Adelgazar Rapidamente.Bajar De Peso Rápido Y Saludablemente

Recetas para adelgazar y Perder Peso. Comer Para Perder. Adelgazar Naturalmente


CONSEJOS PARA BAJAR DE PESO





CONSEJOS PARA BAJAR DE PESO

Quienes no pueden contenerse de comer , los inconstantes en sus dietas, las apasionadas de la alta cocina, o quienes tienen la obsesión de perder peso: todos encontrarán aquí una solución. ¡Adelante!

Todo el mundo sabe lo que se debe hacer para adelgazar: comer menos grasa, menos azúcar… menos de cada cosa. Pero la dificultad comienza cuando se trata de aplicar estos principios, de resistir el hambre y de no cansarse, cuando pasan algunos días de sacrificio.
Para triunfar en este propósito, cada cual tiene sus trucos personales, que han nacido de su experiencia. A continuación unos cuantos consejos proporcionados por médicos y dietistas, y por ex-gordos que consiguieron bajar de peso. Si alguno no le resulta efectivo, hay que tener en cuenta que todos los organismos no son iguales.

Hábitos que se deben aprender:

  • Oblíguese a comer sentado. Cuando lo hace de pie o caminando de prisa, se ingiere mayor cantidad de alimentos.
  • No coma rápido, mastique bien; si lo hace, se sentirá satisfecho más pronto y con menos alimento. ¡y nunca repita!
  • Siempre que sea posible, haga mercado después de haber comido; así tendrá menos tentaciones de adquirir cosas que engordan.
  • Antes de comprar alimentos haga una lista detallada de las cosas que necesita y no se salga de ella.
  • Después de cada comida es recomendable descansar 15 minutos y luego caminar durante tres cuartos de hora. Una actividad realizada después de una comida quema bastantes calorías.
  • Para saciar el hambre a la media mañana un puñadito de ciruelas pasas, un vaso de leche descremada o un mini-sándwich con pan integral, es lo más indicado.
  • Si a las medias nueves o en la merienda de la tarde come ciruelas pasas o una manzana o un albaricoque seco, o alguna otra fruta para engañar el estomago, es bueno conservar la última porción en la boca durante un rato.
  • Mientras come, se aconseja no realizar otra actividad, como ver televisión o leer; de esta forma podrá concentrarse en los sabores y disfrutará cada bocado. Se tiende a comer más cuando se hace mecánicamente.
  • Cuando esté comiendo, es aconsejable dejar descansar los cubiertos cada tres bocados ingeridos. Rompe el ritmo al alimentarse y obliga a comer menos.
  • Cocine solo la cantidad necesaria para cada comida y guarde en el refrigerador lo que no consuma.
  • Hay que ingerir solo dos platos en cada comida: carne y acompañante y un poco de queso o fruta.
  • Divida el almuerzo y la comida en dos partes. Primero ingiera la comida fuerte (carne, legumbres o arroz y pastas) y la ensalada. Dos horas después, queso o fruta, o ambos.
  • Disfrute de cada bocado como si se tratara del más exquisito caviar. Consuma pequeñas cantidades y saboree lentamente. Otro recurso: imagine que le racionaron los alimentos y que cada bocado es el último.
  • Con poca cantidad de alimentos puede satisfacer el apetito. Pruebe con un huevo duro, un pedazo de queso y una buena ensalada.

  • Algunos bocados de pan sirven también para calmar el hambre.
  • Después de cada comida hay que permanecer sentado por lo menos un cuarto de hora para que aparezca la sensación de haber saciado el apetito. Una comida ingerida de prisa, no satisface.
  • Se debe comer a las horas en que se queman más calorías. La cronobiología enseña que la asimilación y desasimilación del organismo varía con las horas del día. Es mejor aligerar la comida mas que el desayuno, por que si come antes de entrar en actividad, gasta calorías. Esto no sucede si come antes de ir a dormir.
  • No se pese después de un día en que haya comido mucho. Al día siguiente puede compensar con una semi-dieta basada en caldo de legumbres con poca sal, aguas aromáticas o té ligero y productos lácteos descremados. El próximo día puede regresar a la alimentación habitual.

Recursos para engañar el apetito

  • Antes de cada comida ingiera un vaso de agua. Esto le dará la sensación de llenura.
  • Es mejor tomar medio vaso de jugo de naranja con agua mineral. Así proporciona mejor sensación de sociedad y contiene menos calorías.
  • Cuando vea televisión, en lugar de “picar” cosas que engordan, coma una ensalada de lechuga, repollo o alcachofa, hojita por hojita.
  • Un recurso agradable es preparar cubitos de hielo con agua de menta, vainilla, fresa… y saborearlos si siente deseos de comer.
  • Cuando se sienta con ganas incontrolables de comer alimentos que engordan, más vale tomar un trozo de queso con pan, que una galleta.
  • Antes de asistir a un cóctel, cena u otra reunión tentadora, lo mejor no es comer un huevo duro como aconsejan tantas dietas, si no un yogurt. Esto disminuye el apetito.
  • Las naranjas no deben exprimirse para hacer jugo. Lo mejor es comerlas en trozos. Resulta muy fácil beberse el de tres naranjas; en cambio, comérselas no.
  • Comience las comidas con un pedacito de proteínas (puede ser carne, queso, pollo) y una taza de claro de legumbres, pollo o carne de res desgrasada, que se puede preparar cada tres o dos días. Después de ingerirlo, se come mucho menos
  • Un buen recurso para disfrutar ricos sabores sin engordar es preparar sorbetes de naranja, mandarina o toronja y vestirlos en las gavetas de hielo. Cuando congelan se pueden sacar de uno en uno.
  • Se puede congelar también café en cubitos de hielo de la misma forma y triturarlo después para servirlo en una copa grande.
  • Se sugiere comenzar la comida con el queso para saturar el apetito.
  • Es bueno tener en la nevera pepinillos en vinagre. Cuando sienta hambre, corte algunas rodajitas y coma despacio, saboreándolos.
  • Si no puede aguantar los deseos de comerse un chocolate cómaselo, pero al terminar la comida o con el pan. Comerlo solo engorda el doble.
  • Beba dos o tres vasos de agua antes de cada comida. No tanto para llenar el estómago, sino por diluir en al sangre la sustancia que estimula el apetito.
  • En el refrigerador tenga solo alimentos que no engorden, como productos lácteos o quesos semidescremados, carne magra cocida, frutas o legumbres crudas, huevos, etc.
  • Prepare varios platos en porciones individuales para no comer tanto: huevos en distintas formas, o mousses de verduras, de mariscos, tomates rellenos…
  • En cuanto aperitivos, lo mejor es sustituir los clásicos que pueden engordar, por rábanos, bastoncitos de apio, de zanahoria o de coliflor.
  • Es excelente ingerir huevos pasados por agua en el desayuno, acompañados de una tajada de pan de varios granos, con pechuga de pollo o pavo, o también con queso gruyere. Así tendrá un buen aporte de proteínas.
  • Para un almuerzo de afán, prepare un perro caliente con una salchicha delgada y añada un toquecito de mostaza. Al pan debe retirársele la miga, dejar solo la corteza.
  • Hay que ingerir alimentos que contengan pocas calorías. Pan sin levadura, por ejemplo, tan fino como una hoja de papel de cigarros, sobre el que se puede poner una capa de mantequilla casi transparente o una porción mínima de mostaza.
  • Buena receta para un aperitivo: un jugo de tomate con algunas gotas de tabasco o salsa inglesa. Se parece al bloody mary y engorda mucho menos.

Mini-economías de calorías

  • Para que la carne asada a la parrilla pueda cocinarse por mucho tiempo sin resecarse, úntele mostaza. Nada de aceite.
  • Para aligerar la tortilla, bata los huevos con un poco de agua (1/2 cucharada por huevo) y obviamente hacerla sin grasa.
  • No es conveniente humedecer las carnes asadas con su propia sustancia, que es grasa, sino con caldo o agua.
  • No envuelva las carnes y aves con tocineta, hágalo con salchichas.
  • En las sopas a base de legumbres sustituya las papas por calabacines, que no alteraran su agradable sabor.
  • Para calentar la comida sin que se pegue a la olla o a la sartén, ponga en el fondo un poco de agua o de vino, en lugar de cualquier tipo de grasa.
  • Para el desayuno es aconsejable elegir cereales con “volumen” como trigo inflado o corn flakes, mejor que los tipos muesli que son bastante mas pesados.
  • Para los sándwiches nunca usar pan blandito ni panes con todo el relleno.
  • Un truco valido para la tortilla es usar un huevo entero y tres claras, en lugar de dos huevos enteros.
  • Para acostumbrarse a tomar el café o el té sin azúcar se puede comer mientras se bebe, una manzana verde o un vaso de agua.
  • Cuando no endulce el café con azúcar, hágalo con granos de pimienta. Le acentúa el aroma.
  • Si no le es posible rechazar un whisky, lo mejor es mezclarlo con agua con gas o soda y varios cubos de hielo.
  • Haga dulces almibarados de manzana, sin azúcar. Esta fruta tiene la ventaja de que contiene 15 por ciento de azúcar. Resultan deliciosos añadiéndole un poco de canela.
  • Para las vinagretas de régimen, en que el aceite es sustituido por un producto lácteo, es preferible usar yogurt natural. Para darles más sabor, añada vinagre de sidra.
  • Si no puede prescindir del jugo de frutas al desayuno, tome el de toronja porque su acidez favorece la eliminación de las toxinas.
  • Al masticar chicles con azúcar se deben rechazar las primeras secreciones salivares en las que está contenida el azúcar. Si no lo hace así, está ingiriendo el equivalente a dos cubitos de azúcar.
  • Para aligerar los helados hay que añadirles un poco de gelatina, que es una súper proteína con pocas calorías.
  • Para cocinar a fuego lento la carne, es bueno colocar en el recipiente un par de pedazos de tocino con la parte grasa hacia abajo. Así, nunca se pega.
  • Tenga siempre en el refrigerador una salsa de tomate sin grasa, para usarla fría o caliente en varios platos. Puede hacerla con un kilo de tomates cortados en trocitos. Colóquelos en una cazuela con cebolla picada, un diente de ajo, cuatro hojas de laurel, una ramita de tomillo y medio terroncito de azúcar. Se añade una pizca de sal, pimienta y medio vaso de agua. Esto se cocina a fuego lento, durante 45 minutos, removiendo de vez en cuando. Antes de servirse se tritura.
  • Las ensaladas deben prepararse con aceite de oliva. Al ser más espeso y con un sabor más fuerte se utiliza menos cantidad.
  • Al hacer mayonesa, sustituya el aceite por dos yemas de huevo cocidas y duras, pasadas por la batidora y mezcladas con una rebanada de queso blanco, jugo de limón, albahaca y pimienta.
  • Si come pizza, encójala con algunos de estos ingredientes; legumbres, cebollas, pimentón, champiñones o pimientos.
  • Cuando se prepara carne asada no debe usarse una sartén antiadherente. En la común y corrientes, la superficie queda tostadita, muy sabrosa.
  • Los pasteles y los patés pueden hacerse sin grasa, utilizando migas de pan, leche, gelatina, clara de huevo y frutos secos para darles consistencia.
  • Un buen recurso para distraer el hambre y la sed es tener siempre en el refrigerador una patilla cortada en rebanadas. Es mejor que el agua porque llena más.
  • Una manera de sustituir la mantequilla derretida en los alimentos cocidos con agua o vapor, es poniéndoles vinagre de sidra o salsas frías (verde, rosada, de tomate, de hierbas), pimienta verde y queso blanco.
  • No es necesario privarse de las delicias que ofrecen los postres, si se aprende a endulzarlos con edulcorantes artificiales.
  • Se pueden sustituir los ingredientes grasos por otros que no engordan, como las pulpas de legumbres cocidas, aplastadas y batidas en caldo desgrasado.
  • Algunas personas que se someten a un régimen de adelgazamiento se quejan de que no han aprendido todavía a excluir el azúcar de sus alimentos. Lo ideal es sustituirla por azúcar de fruta. Como su poder para endulzar es más alto, es posible utilizar una tercera parte menos. También se puede emplear azúcar cristalizada.
  • El repollo picado y fermentado (chucrut) tiene la falsa reputación de que engorda. El repollo contiene poquísimas calorías si se consume en estado natural.
  • Uno de los mejores trucos para un régimen de adelgazamiento es la clara de huevo batida. Contiene proteínas puras y es voluminosa. Puede añadirla sistemáticamente a las tortillas y bizcochos, e incluso a los helados de fruta o de café.
  • A veces se debe desconfiar de las frutas o legumbres crudas, que muchos creen poder comer siempre sin medida alguna. Esto es cierto si sabe escogerlas bien… y si cuenta con un colon fuerte. Las zanahorias, las remolachas y los nabos aportan un 13 por ciento de azúcar.


Si te gustó, compártelo


Share/Bookmark

compártelo: